Andaltura facebook Andaltura twitter Andaltura - Visita nuestro canal de youtube

Lanjarón - Casas de Tello y regreso por la Acequia Montalbán

Animación de la Ruta desde Lanjarón hasta las Casas de Tello y regreso por la Acequía de Montalbán

En esta ruta utilizaremos la vereda, conocida como el Camino de la Sierra, para ascender hasta las Casas de Tello, y posteriormente, tras recorrer una parte de ésta, descenderemos al río Lanjarón para, por la margen derecha de éste, y junto a la Acequia Montalbán, regresar de nuevo al municipio tras recorrer parte del Castañar, de esta vertiente del río, donde veremos los mejores ejemplares del Valle de Lanjarón, ya que estos no se vieron afectados por el devastador incendio que hubo en la zona.

Dependiendo de la época que hagamos esta ruta y de la cantidad de agua que lleve el río Lanjarón, al no disponer de puente para cruzarlo y alcanzar la Acequia Montalbán nos veremos obligados a descalzarnos y cruzarlo antes de iniciar el regreso por la Acequia hacia Lanjarón.

DATOS GENERALES -RUTA CIRCULAR-

Punto Inicio: Lanjarón: 659 metros

Punto final: Lanjarón: 659 metros

Altura Máxima: 1.551 metros

Altura Mínima: 659 metros

Desnivel:  892 metros

Agua: En Lanjarón y en distintas fuentes a lo largo del recorrido

Términos Municipales: Lanjarón

Tiempo: 6 horas

Distancia: 14 km

Catalogación Mide de la ruta que desde Lanjarón nos sitúa en las Casas de Tello y su regreso por la Acequia Montalbán

Cartografía: 1 mapa:

Desde el municipio de Lanjarón - Casas de Tello - Acequia Montalbán

Atravesaremos el municipio de Lanjarón, dirección este, hasta llegar a un cruce con la carretera de circunvalación de la localidad, para seguir con la misma dirección que traíamos, por la carretera A-348 dirección a Órgiva hasta cruzar el río de Lanjarón. En la primera curva, nada más cruzado el río, y donde veremos diferentes carteles y señales de los numerosos senderos, tanto de Gran Recorrido como Pequeños recorridos, tomaremos la pista asfaltada, hacia nuestra izquierda, para a los 130 metros iniciar la vereda que nos situará en el punto más elevado de nuestra ruta.

A los pocos metros podremos avituallarnos en la Fuente Hoya del Grillo, que presenta una pequeña hornacina, en la parte más alta, con una escultura de Santa Lucía.

Fuente Hoya del Grillo, al inicio de nuestra ruta

Tras ascender aproximadamente unos 100 metros nos desviaremos, a la derecha, para iniciar el ascenso por el Camino de la Sierra por una vereda empedrada, y empinada en sus primeros metros, para ir ganando altura, pasando junto a diferentes chumberas hasta llegar a una pista asfaltada (10 minutos). Nos encontraremos con señales de un sendero PR que realiza un recorrido circular por Lanjarón y del que nos ocuparemos en otro momento.

Ya sin asfaltar, ascenderemos por la pista unos metros para abandonarla en una curva a la derecha, para tomar la vereda empedrada y ascender, junto a la linde de un cortijo, y posteriormente y tras varios zigzag, dejaremos a nuestra derecha una vereda que proviene de las Laderas, hasta llegar a un mirador natural sobre el río Lanjarón y su valle. Ya hacia atrás contemplaremos el Embalse de Rules, y dependiendo de la claridad del día y de la limpieza de éste el Mar Mediterráneo.

Vistas del Embalse de Rules, del Mar Mediterráneo y de la localidad de Salobreña

Seguiremos nuestra ascensión por la vereda contemplado la fuerza que tiene la naturaleza y comprobando como brotan de nuevo muchos de los castaños que se vieron afectados por el fuego, quedando aun grandes zonas de árboles quemados completamente y que no han podido sobrevivir a tal devastación. Tras pasar junto a restos de diferentes cortijos y después de una empinada ascensión a través de diversos zigzag alcanzamos una pista que conduce al Cortijo de Miraflores y donde de nuevo encontraremos diferentes hitos indicativos del sendero.

Seguiremos por ésta, hacia nuestra izquierda, hasta llegar a un cortijo donde encontraremos gran cantidad de castaños de gran porte. Continuaremos, con la misma dirección que traíamos, a través de otra vereda que pasa junto a la linde del cortijo para ir ascendiendo más suavemente, contemplando tanto castaños quemados como otros que brotan de nuevo, por la vereda empedrada. Conforme vamos ascendiendo, ya divisamos enfrente la cumbre del Cerro del Caballo. Cada vez nos encontramos más cerca del río Lanjarón, y tras una pasar por las ruinas de un cortijo la vereda asciende más suavemente hasta llegar a un frondoso castañar, conocido como el Castañar de Patatún, que sobrevivió al intenso fuego. Desde la pista asfaltada hasta aquí hemos tardado 1 hora y 20 minutos, por lo que bien se merece un descanso para contemplar tanto la flora como la fauna que existe en este paraje, así como beber agua de la Fuente Matomarque.

Continuaremos la vereda, que prosigue ascendiendo muy pausadamente, y siempre contemplando gran cantidad de castaños, que de nuevo parecen renacer del infierno, hasta llegar a otra gran masa arbórea donde encontramos una curiosa acequia que desciende de la Acequia Mezquinera, y que presenta una bella estampa. Metros más arriba encontraremos unos de los más bellos y grandes Castaños (Castanea Sativa) que encontraremos en nuestra ruta. Enfrente por donde desciende el agua de la acequia parte la vereda que usaremos para descender al río Lanjarón y posteriormente al municipio en nuestro regreso al punto de partida.

Seguiremos con la ascensión, ya desprovistos de vegetación hasta llegar a la Acequia Mezquerina, donde encontramos los restos del Molino Harinero de la acequia del mismo nombre (desde la Fuente Matomarque hemos tardado 30 minutos). Antes de cruzarla, para adentrarnos en el Parque Natural de Sierra Nevada, y continuar con la ascensión, si viene con mucha agua bien merece descender unos metros hasta las ruinas y contemplar la fuerza con que desciende en el pequeño desnivel que permitía el funcionamiento del molino.

Seguimos ascendiendo, ganando altura rápidamente, contemplando diversas encinas de buen porte, y pasando junto a unas ruinas hasta llegar al Cortijo del Vadillo, de los mejores conservados, claro ejemplo de la arquitectura alpujarreña. Echamos una vista hacia atrás para contemplar de nuevo el Mar Mediterráneo y parte del municipio de Salobreña. Hacia delante tenemos ya muy cerca la zona de Tello y al fondo la majestuosidad del Cerro del Caballo y parte de la Loma de Lanjarón.

Cerro del Caballo, durante la ascensión a las Casas de Tello

Proseguiremos nuestra ascensión, pasando junto a las ruinas de otros cortijos y al lado de una pequeña fuente, que depende de la época en que pasemos podrá tener o no agua. Enfrente contemplaremos una bonita cascada que forma el agua que cae de Acequia Nueva, que cruzaremos más adelante.

Seguiremos hasta salir al camino que sirve de acceso al Cortijo de los Pilones, que se encuentra más arriba. En este cruce encontraremos numerosas señales indicativas de los 3 senderos homologados que por él pasan (GR-240, PR-A 34 y ruta BTT Transnevada), por lo que hasta éste punto podremos usar esta ruta para acceder al sendero GR-240 Sendero Sulayr, en toda la ruta que hemos realizado desde Lanjarón hasta aquí está prohibido el uso de BTT).

Flora en el Valle de Lanjarón Dejaremos las pistas y tomaremos una estrecha vereda, pero muy bonita que nos permitirá recorrer el kilómetro escaso que nos queda para llegar al punto final de nuestra ruta. Pasaremos pegados a las ruinas de un cortijo, por otro habitado y un poco más adelante ya veremos el puente que usaremos para cruzar el río Lanjarón. Seguiremos hasta alcanzar la acequia de las Encinillas, por donde antiguamente se accedía a las Casas de Tello, pero que ahora no cruzamos y empezamos el descenso hacia el río, dejando a nuestra izquierda un bello cortijo, ya muy cerca del río, antes contemplaremos una de las cascadas que presenta la Acequia Nueva. Ya en el puente de nuevo podremos descansar un momento, para contemplar no sólo otra cascada sino el impresionante Valle de Lanjarón, y tomar fuerzas para la ultima subida que nos queda para alcanzar el punto más elevado de nuestra ruta en las Casas de Tello.

Tras cruzar la Acequia Nueva, empezamos la ascensión por una estrecha vereda ganando altura con numerosos zigzag hasta salir a una pequeña pista, que aunque podremos seguir para llegar a nuestro destino, nos desviaremos a nuestra derecha por una vereda, estrecha pero más directa y suavemente nos permite alcanzar las Casas de Tello (desde la Acequia Mezquerina hemos tardado 1 hora).

Actualmente se ha rehabilitado una zona de las Casas de Tello como Refugio, por lo que en el caso de que lo queramos usar deberemos informarnos sobre el estado de éste y del uso que podemos hacer de él, en las Oficinas del Centro Administrativo del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada.

Interior del Refugio de Tello

Mapa del sendero que seguiremos para ascender desde Lanjarón a las Casas de Tello y el regreso por la Acequia Montalbán

Tras disfrutar tanto de la zona donde se encuentra enclavado y sus increíbles vistas; recordar, observando los restos de los árboles quemados, como era este espectacular paraje y comprobar los nuevos trabajos de reforestación que se están realizando en la zona, afrontamos el regreso hacia Lanjarón por el mismo camino que hemos usado para alcanzar las Casas de Tello, por lo que descendemos hasta cruzar la Acequia Mezquinera y alcanzar posteriormente el Gran Castaño al empezar el Castañar de Patatún.

Enfrente de la acequia que se encuentra junto a él buscaremos una vereda que, en tramos perdida entre la maleza, nos permite descender rodeados de rascaviejas, a una zona de cultivos encima de una cortijada. Llanearemos por la zona de labor por encima de unos bellos cerezos hasta llegar al final de la parata donde la vereda desciende bruscamente hasta llegar al río Lanjarón (10 minutos y 40 metros de desnivel).

Lugar para cruzar el río Lanjarón y tomar la Acequia Montalbán

Dependiendo del caudal que presente el río éste es un buen lugar para poderlo cruzar a través de las diferentes piedras que permiten el paso, y si no, será necesario descalzarnos para cruzarlo y ascender unos metros para tomar la Acequia Montalbán.

Acequia Montalbán, entre castañosEmpezamos el descenso suave junto a la acequia, siempre tendremos a nuestra derecha, sorteando un pequeño paso muy fácil de pasar, para a los 10 minutos alcanzar una curiosa fuente junto a ésta. Además de la belleza del paraje que recorre la vereda, repleto de castaños de gran porte, y de varias cascadas del agua que surgen de la Acequia Nueva a los diferentes barrancos que atravesamos, no solo los acompañarán la gran cantidad de mariposas que descansan a la ribera de la acequia y de las aves que por el castañar se encuentran, sino que contemplaremos diferentes especies de flores que harán que nuestro recorrido por la acequia sea tranquilo y pausado. En los pequeños claros que encontraremos en el Castañar, contemplaremos la subida que realizamos al iniciar nuestro itinerario.

Tras 30 minutos recorriendo la acequia la abandonamos y iniciamos el descenso por una vereda primero estrecha y que se pierde en algunos momentos, hasta que se empina en una especie de camino que nos permite alcanzar una gran balsa de cemento, fruto de los trabajos de acondicionamiento de la zona de regantes de la Acequia Montalbán. Continuaremos descendiendo acercándonos a una gran granja de cabras, que bordearemos siempre por encima, a través de una vereda, en algunos casos se pierde, pero siempre manteniendo la dirección, por encima del linde de la granja, hasta acercarnos a un castaño, ya junto a la pista que vemos y a la que descendemos (15 minutos desde que abandonamos la acequia).

Dejaremos hacia la izquierda la pista que continúa hasta la granja para descender durante 15 minutos por la pista para alcanzar el Área Recreativa Huerta de la Monjas, donde ya se convierte en pista asfaltada y que sin perdida nos permitirá alcanzar el municipio de Lanjarón punto final del itinerario. Desde que cruzamos el río Lanjarón y hasta este punto veremos la mayor cantidad de Castaños y los mejores ejemplares de éstos que no se vieron afectados por el incendio que se produjo en los términos municipales de Dúrcal, Nigüelas, Lecrín, Lanjarón y Cáñar.

Conforme nos vamos acercando a Lanjarón contemplaremos diversas zonas de cultivos, y numerosos árboles frutales hasta que nos adentramos en sus calles. Aprovecharemos nuestro paseo por el municipio para contemplar la típica arquitectura alpujarreña que podremos observar en el Barrio del Hondillo para a través de la calle del mismo nombre y posteriormente por la del Cañuelo salir a la carretera A-348 cerca de donde iniciamos nuestro recorrido.

Perfil de la ruta desde Lanjarón a las Casas de Tello y su posterior regreso por la Acequia de Montalbán

esenfrdeitpt