Andaltura facebook Andaltura twitter Andaltura - Visita nuestro canal de youtube

Sierra de Castril

Parque Natural Sierra de Castril

Cerrada de la Magdalena

Parque Natural Sierra de Castril

SITUACIÓN Y LÍMITES

El Parque Natural se encuentra situado en la zona noroccidental de la provincia de Granada, ocupando una superficie de 12.696 hectáreas dentro del término municipal de Castril (algo más del 50 % de su territorio) y lindando con la provincia de Jaén (con el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas).

Situación de Castril y del Parque Natural en Andalucía

CONSTITUCIÓN

La Sierra de Castril pertenece a la zona externa de las Cordilleras Béticas, encontrándose dentro de ésta en la zona de contacto entre la Zona Prebética y Subbética.

Seña de identidad de este Parque Natural es su relieve; originado por la interacción de su clima, la naturaleza del sustrato y la acción de las aguas superficiales y subterráneas.

Debido a la posición geográfica donde se halla enclavado el Parque Natural esta constituido por un conjunto de series carbonatadas, especialmente calizas y dolomías, con intervalos de margas. Se encuentra formada por diversas sierras: Serranía de Castril, de la Cabrilla y Seca.

Cerro Tejos

OROGRAFÍA

La orografía del Parque Natural comprende la cabecera del Río Castril, según la orientación NNE del río, marcado por la Sierra de Castril, al oeste, y Sierra Seca, al este, hasta las cercanías del municipio del mismo nombre.

La abundancia de rocas duras (calizas y dolomías), principalmente desarrollado en la Sierra de Castril y Sierra Seca, origina el desarrollo del modelado Kárstico, manifestándose en gran variedad de sus formas (dolinas, grutas, galerías, lapiaces, simas, uvalas...). Derivado de esta morfología existen gran cantidad de fuentes y manantiales que originan las principales corrientes de aguas superficiales, dando lugar al régimen fluvial tan característico del Parque.

Vistas hacia la Empanada

Entre sus picos más elevados destacan: Alto del Calar (1.842 m.), Morro del Buitre (2.137 m.), Pico de los Tornajuelos (2.136 m.), Morra de la Laguna (2.068 m.), Cerro Batoneras (1.874 m.), Las Buitreras (1.984 m.), Cerro de la Carrasca (1.987 m.), Empanada (2.106 m.) y Cerro Buitre (2.020 m.)

Vista del Valle de Castril y de la zona de La Puerca

FORMACIÓN

Por el lugar donde se encuentra encalvado el Parque Natural, en la zona norte de las Cordilleras Béticas, encontraremos principalmente materiales de la Zona Prebética formada fundamentalmente por series carbonatadas de gran potencia.

Está formado por materiales muy diversos siendo los más abundantes, en la Sierra de Castril y Sierra Seca, las dolomías, calizas, margas y margocalizas.

La altitud que presenta el Parque Natural viene determinada por el predominio de rocas duras y resistentes a la erosión como las calizas y las dolomías, y por la elevación que sufrió el área oriental del Valle del Guadalquivir. 

Sus laderas se encuentran modeladas en función de su altitud y de su pendiente. Las que se encuentran a mayor altitud han sido modeladas por la acción del hielo-deshielo, dando lugar a numerosos canchales y derrubios. Los valles se encuentran formados por materiales sueltos, originados de la descomposición de los afloramientos rocosos.

Barranco del Puerto

RÍOS

El Parque Natural está recorrido de norte a sur por el río de Castril, que se encuentra alimentado por los aportes de arroyos y barrancos de la Sierra de Castril, Sierra de la Empanada y Sierra Seca.

En la cabecera de dicho río es donde se dan las altitudes superiores a los 1.200 m. y alcanzan los 2.200 m. Es el más caudaloso entre los del nordeste de la provincia de Granada, con una aportación media anual de 177,74 Hm3.

El Parque Natural Sierra de Castril pertenece al Acuífero de Quesada-Castril, que con una extensión de 480 km2, abarca las Sierras de Quesada, El Pozo, Segura, Castril y Sierra Seca. La alimentación de éste se debe a la infiltración del agua de lluvia, y el drenaje se realiza a través de fuentes y manantiales situados entre los 800 y 1.000 m., estos presentan variaciones de un año a otro y de una estación a otra.

El manantial del Cortijo de la Natividad y la Fuente del Esparto y el nacimiento del río Guardal dan lugar al curso alto del río mismo nombre, separado del río Castril por la Sierra Seca. Aunque el principal punto de drenaje es el Nacimiento del río Castril, a 1.240 m. de altitud, presenta un caudal entre los 1.000 y 2.000 l/s. Cerca de Castril encontraremos la Fuente de los Tubos y un grupo de pequeños manantiales, dispersos por el Parque:

- Manantial de Juan Ruiz, en el Barranco de Hoyos de Moreno, 1.150 m., caudal de 60 a 120 l/s.

- Manantial de los Tubos, 1.080 m., presenta una temperatura media de 21º C.

- Manantial de Morcillo, 60 l/s.

- Manantial del Barranco de la Magdalena, 120 l/s.

- Manantial del Buitre, 180 l/s.

- Manantial del Laude, 8 l/s.

- Manantial de los Molinillos, 2 l/s.

- Manantial los Quemados, 0,2 l/s.

En las estribaciones orientales del Cerro Laguna (Sierra Seca) encontraremos una cuenca cerrada, con altitudes entre los 1.968 m. y 2.045 m., en la que durante buena parte del año se origina una laguna de origen pluvionival, donde encontraremos una flora de gran interés geológico.

Cerrada de Lézar Cerrada de la Magdalena

 

COMPLEJOS KÁRSTICOS

La abundancia de calizas y dolomías y los efectos que en ellas provocan la erosión, principalmente el agua, presentan este modelado Kárstico. Los macizos montañosos formados por este tipo de materiales ha favorecido que en su superficie aparezcan numerosos tajos, cañones, torcales, dolinas, y lapiaces.

La erosión química que origina el agua de lluvia cargada de CO2 sobre estos materiales, provoca que subterráneamente aparezcan cuevas, simas y galerías. 

En el Parque encontraremos gran cantidad de simas y cuevas, en las que podremos observar numerosas estalactitas y estalagmitas. Entre las que destaca la “Cueva del Muerto” (Sierra Seca) y la “Cueva de Don Fernando”, considerada la más larga (2.500 m.) y profunda (240 m.) de la provincia de Granada y se encuentra formada por numerosas galerías y salas, entre la que destaca la “Sala de la Colada”.

Formaciones rocosas en el Barranco del Puerto Tejo en el Barranco de la Osa, catalogado como árbol singular de Andalucía

 

CLIMA

El Instituto Nacional de Meteorología posee 2 estaciones meteorológicas  en el municipio de Castril. La Estación “Nacimiento” se encuentra enclavada en pleno Parque Natural, a 1.165 m., y el periodo de observación y toma de datos es mas largo que la otra estación, denominada “de Castril” situada fuera de los límites del Parque Natural.

Las precipitaciones que se producen en el Parque Natural varían tanto en cantidad como en distribución a lo largo del año. Los meses más lluviosos  abarcan desde noviembre a abril, y en el caso de la Estación “Nacimiento” superan los 70 mm..

Los meses más calurosos son de julio a agosto, con unas temperaturas medias entre 23 y 24º C. El mes más frío corresponde a enero con temperaturas en torno a 6º C.

bufo bufo

FAUNA

Debemos de tener en cuenta que por su cercanía con el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas la fauna está profundamente relacionada con las especies existentes en ésta. Debido a las diferentes formas topográficas, la variedad vegetal y a las condiciones climáticas que posee el Parque encontraremos una fauna muy variada.

- Mamíferos: Procedentes del Parque Natural Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas encontraremos cabras monteses (Capra pyrenaica hispanica), ciervos (Cervus elaphus), gamos (Dama dama) y muflones (Ovis musimon).

Más frecuentes son los comadreja (Mustela nivalis), garduña (Martes foina), gato montés (Felis sylvestris) y zorros (Vulpes vulpes). En las formaciones boscosas de encinar, pinar y quejigar la gineta (Genetta genetta), lirón careto (Elyomis quercinus) y el jabalí (Sus scrofa). En zonas de matorral espinoso y pastizal, la liebre (Leous capensis) y el jabalí.

Cerca de las poblaciones encontraremos el ratón campestre (Apodemus sylvaticus) y el topillo común (Pitymus duodecimcostatus).

- Aves: De las que nidifican en el parque destacan: Águila real (Aquila chrysaetos), buitre leonado (Gyps fulvus),  cernícalo vulgar (Falco tinnunculus) y el búho real (Bubo bubo) y otras ligadas al medio como la collalba negra (Oenanthe leucura), chova piquirroja (Phyrrocorax phyrrocorax), escribano montesino (Emberiza cia) y gorrión chillón (Petronia petronia).

En las formaciones boscosas de encinar, pinar y quejigar el azor (Accipiter gentilis), gavilán (Accipiter nisus) y el ratonero (Buteo buteo) y rapaces nocturnas como: autillo (Otus scops) y cárabo común (Strix aluco). 

De vocación forestal son la abubilla (Upupa epops), carbonero común (Parus major), pico picapinos (Dendrocopos major) y el pito real (Picus viridis). En zonas de matorral espinoso y pastizal el alcaudón real (Lamius excubitor) y la tarabilla común (Saxicola torquata). En los ríos lavandera blanca (Motacilla alba), lavandera cascadeña (Motacilla cinerea), chocines (Troglodytes troglodytes) y petirrojos (Erithacus rubecula) y ruiseñores (Luscinia megarhynchos).

Cerca de las poblaciones: lechuza (Tyto alba) y gorrión común (Passer domesticus).

- Reptiles: Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus), lagarto ocelado (Lacerta lepida) y Víbora hocicuda (Vipera latasti). 

En los ríos encontraremos rana común (Rana perezi), culebra viperina (Natrix maura) y culebra de agua (Natrix natrix).

Entre los peces destaca la trucha común (Salmo trutta fario), y existen evidencias de la existencia de la nutria (Lutra lutra) en el río Castril. Desde el punto de vista de recursos piscícolas sobresalen el Barbus barbus sclateri, Salmo trutta fario y Salmo trutta gairdnieri.

Existe una gran variedad de entomofauna. Entre los lepidópteros destaca la Graellsia isabelae, endemismo ibérico. Además de otros endemismos de la Península Ibérica (Zygaena ignifera Korb., Plebicula nirescens Keferstein) y otras centroeuropeas como Limenites reducta Standinger, Inachis io L., Brenthis hecata Dennis y Schiffermüller.

Sarcocapnos enneaphylla

FLORES

BOSQUES:

Entre los 1.700 y 1.800 m. encontraremos bosques de pino salgareños (Pinus nigra subsp. clusiana) y en zonas abruptas la sabina mora (Juniperus phoenicea). Bajo él encontraremos arbustos rastreros como el enebro rastrero (Juniperus communis subsp. hemisphaerica) y la sabina (Juniperus sabina).

Debido a la presión humana el bosque de encinar (Quercus rotundifolia), en otras épocas muy extendido por la región, no es tan importante. En las zonas más húmedas puede estar acompañado de el quejigo (Quercus faginea) y conforme subimos en altitud lo encontraremos más abierto y achaparrado. Bajo éste, entre otras: cornicabra (Pistacia terebinthus), coscoja (Quercus coccifera), enebro (Juniperus oxycedrus), espino negro (Rhamnus lycioides subsp. spiculosa), madreselva (Lonicera splendida) y torbisco (Daphne gnidium). 

Entre mezclado con los encinares existen áceres (Acer granatense y Acer monspessulanum), cerezos (Prunus mahaleb) y serbales (Sorbus aria y domestica).

Aparte de estos bosques encontraremos repoblaciones de pinus halepensis, pinanter, nigra subsp salzmanni, y sylvestris.

MATORRALES ARBUSTICOS:

- Espinales: Destacan el agracejo (Berberis hispanica), aligustre (Ligustrum vulgare), cornejo (Cornus snguinea), durillo amargo (Amelanchier ovalis),  durillo blando (Viburnum lantana), endrino (Prunus spinosa y ramburii), escaramujo (Rosa canina, pouzinii y corymbifera), madreselva (Lonicera arborea y splendida), majuelo (Crataegus monogyna) y zarza (Rubus ulmifolius). Debajo de estos encontraremos especies herbáceas como el Geum urbanum, heléboro (Helleborus foetidus), Primula vulgaris y Viola reichenbachiana. 

- Retamales: Sobresale la retama (Retama sphaerocarpa) pero encontraremos también aulaga (Ulex parviflorus), escoba negra (Cytisus reverchonii) e hiniesta (Genisa cinerea subsp. speciosa y Chronanthus biflorus).

MATORRALES FRUTICOSOS:

- Romerales: alhucema (Lavandula latifolia y lanata), aulaga (ulex parviflorus y Genista scorpius), Cistus albidus, Coris monspeliensis, Fumana ericoides y thymifolia, Helianthemun cinereum, jaguarzo (Cistus clusii), mejorana andaluza (Thymus mastichina), romero (Rosmarinus officinalis), tomillo (Thymus zygis subsp. gracilis y orospedanus) y zahareña (Sideritis hirsuta). Al subir en altitud encontraremos ajedrea (Satureja intrincata), piornos (Edhinospartium bossieri y anthyllis) y salvia (Salvia oxyodon).

- Tomillares: Fumana thymifolia y ericoides, Helianthemun cinereum, Phlomis lychnitis y Thymus zygis y orospedanus.

- Piornales: Por su abundancia y frecuencia encontraremos la Erinacea anthyllis, Genista longipes, Ptilotrichum spinosum y Vella spinosa, y otras como Anthyllis argyropylla y Coronilla minima, Satureja intrincaa y Thymus serpylloides subsp. gadorensis.

- Tomillares dolimitícolas: comunidad muy interesante, presentando gran cantidad de táxones endémicos. Entre las especies presentes destacan Abthyllis vulneraria subsp argyrophylla, Anarrhinum laxiflorum, Convolvulus boissieri, Entaurea granatensis y Giennensis, Hippocrepis squamata subsp. eriocarpa, Leucanthemopsis pallida subsp. spathulifolia, Linaria aeruginea y Pterocephalus spathulatus.

- Tomillares nitrófilos: Andryala ragusina, Artemisia barrelieri, Carlina corumbosa, Eryngium campestre, Helichrysum serotinum, Medicago sativa, Onosis natrix y Santolina canescens.

PASTIZALES:

- Espartales: Destacan: Esparto (Stipa tenacissima) y lastones (Festuca scariosa o Helictotrichon filifolium). Otras son Arrhenatherum bulbosum var. baeticum, Avenula bromoides var. pauneroi, Dactylis hispanica y Festuca capillifolia.

- Pastizales vivaces: Avenula bromoides, Brachypodium retusum, Dianthus subacaulis subsp. brachyantus, Festuca aragonensis, Koeleria crassipes, Phlomis lychnitis, Ruta montana, Teucrium pseudochamaepitys y Trifolium stellatum.

- Pastizales anuales: En suelos poco nitrificados: Astragalus sesameus, Brachypodium distachyon, Cruciaella antustiafolia, Hippocrepis ciliata, Minuartia hybrida, Valerianella coronata y Velezia rigida. 

En suelos poco profundos: Arenaria serpyllifolia, Campanula erinus, Hornungia petraeae y Saxifraga tridactylita. 

En suelos nitrificados: Aegilops geniculata, Brous tectorum y matritensis, Medicago minima y rigidula, Poa bulbosa y Trifolium scabrum, pratense y glomeratum.

- Pastizales húmedos: Carex flacca y cariophyllea, Festuca iberica, Lotus glareosus y Plantago granatensis. Destacan también Centaurium pulchellum y Juncus bufonius.

FORMACIONES RIPARIAS:

- Saucedas: Dominan las mimbreras o sargatillas (Salix eleagnos subsp. angustifolia); Salix purpurea, atrocinerea y discolor.

- Alamedas: Álamo blanco (Populus alba) y chopos (Populus x canadiensis).

- Espinares-zarzales: Clamatis vitalba, madreselva (Lonicera peryclimenum subsp, hispanica), nueza blanca (Bryonia cretica), rosas (Rosa corymbifera y canina), Vitis vinifera y Zarza (Rubus ulmifolius).

- Carrizales: Epilobium parviflorum, Lythrum salicaria, Mentha aquatica, Phragmites australis, Ranunculus repens, Scirpus lacustris y Thypha latifolia y dominguensis, y tabernaemontanni.

- Herbazales de corriente: Molinia coerulea, junto a Carex mairii, Hypericum caprifolium y Paucedanum hispanicum.

- Herbazales humedos: Brachypodium sylvativum, Lysimachia vulgaris, Prunella vulgaris y laciniata, Senecio doria, Tetragonolobus maritimus y Trifolium reprens y pratense.

- Juncales: Sobresale el Scirpus holoschoenus, de entre la Cirsium monspeliensis, Holcus lanatus, Lithrum junceum, Lysimachia ephemerum, Potentilla reptans y Blackstonia perfoliata, Pulicaria dysenterica y Teucium scordium. Si las aguas presentan carbonato cálcico sobresale el junco negro (Scirpus nigricans).

- Pastizales humedos: Cynodon dactylon, Lolium perenne, Lotus uliginosus, Plantago media y lanceolata, Trifolium fragiferum y pratense y Veronica beccabunga.

FORMACIONES RUPICOLAS:

Muchos de ellos son de carácter endémico. Destacan la rompepiedras (Teucrium rotumdifolium) y el té de roca (Jasonia glutinosa), sobre Asplenium trichomanes, Moerhingia intricata y Sarcocapnos baetica.

En “cerradas” o lugares donde apenas llega el sol encontraremos la flor de viuda (Tracheliym caeruleum), el helecho “culantrillo” Adiantum capillusveneris, Hypericum caprifolium y Samolus valerandi, y numerosos briófitos Crotoneruron filicinum, Eucladium verticillatum y Pellía fabbroniana. Cuando tienen una riqueza extra de nutrientes Anthirrhinum australe, Chaenorhinum villosum, Geranium robertianum, Parietaria diffusa y Umbilicus rupestris.

tornajo-en-funcionamiento Tornajo en dehuso

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
esenfrdeitpt