Torre de Vela Blanca

Torre de Vela Blanca y collado del mismo nombre

Torre de vigilancia construida en 1767 sobre las ruinas de diferentes torres que se ubicaron en lo alto del Cerro de Vela Blanca, del que toma su nombre, y que fueron destruidas en diferentes ataques moriscos.

Se encuentra en buen estado de conservación y tiene una de las vistas más espectaculares de la costa del municipio de Níjar, donde se encuentra enclavada.

Torre de Vela Blanca Torre de Vela Blanca y Vela Blanca

 

Se accede a través de una carretera de montaña estrecha y empinada hasta el Collado de Vela Blanca, donde empieza el carril (cortado al tráfico rodado) y que nos permite, rodeando la Sierra Cabo de Gata alcanzar las calas y playas occidentales de Níjar y posteriormente llegar a la pedanía de San José. No existe aparcamiento en lo alto por lo que es aconsejable realizarla andando, aunque larga y empinada constituye un verdadero mirador de la costa, además de poder contemplar diferentes relieves volcánicos y descender, visitando Cala Rajá y Cala Arena antes de regresar al Faro de Cabo de Gata. Durante esta ruta podremos observar el espectacular acantilado de Vela Blanca, la duna fosilizada que le da nombre, el Arrecife del Dedo y el de las Sirenas.

Torre de Vela Blanca

Comentarios Facebook

Torre de Vela Blanca

Torre de Vela Blanca y collado del mismo nombre

Torre de vigilancia construida en 1767 sobre las ruinas de diferentes torres que se ubicaron en lo alto del Cerro de Vela Blanca, del que toma su nombre, y que fueron destruidas en diferentes ataques moriscos.

Se encuentra en buen estado de conservación y tiene una de las vistas más espectaculares de la costa del municipio de Níjar, donde se encuentra enclavada.

Torre de Vela Blanca Torre de Vela Blanca y Vela Blanca

 

Se accede a través de una carretera de montaña estrecha y empinada hasta el Collado de Vela Blanca, donde empieza el carril (cortado al tráfico rodado) y que nos permite, rodeando la Sierra Cabo de Gata alcanzar las calas y playas occidentales de Níjar y posteriormente llegar a la pedanía de San José. No existe aparcamiento en lo alto por lo que es aconsejable realizarla andando, aunque larga y empinada constituye un verdadero mirador de la costa, además de poder contemplar diferentes relieves volcánicos y descender, visitando Cala Rajá y Cala Arena antes de regresar al Faro de Cabo de Gata. Durante esta ruta podremos observar el espectacular acantilado de Vela Blanca, la duna fosilizada que le da nombre, el Arrecife del Dedo y el de las Sirenas.

Torre de Vela Blanca

Comentarios Facebook