Castillo de San Felipe

Castillo de San Felipe o de los Escullos

También se le conoce con el nombre de Castillo de los Escullos. Se encuentra situado sobre una duna fósil al oeste de la barriada de Los Escullos.

Se trata de una fortaleza defensiva, que al igual que otras de la misma época, albergaba 4 cañones, en una plataforma semicircular, mirando hacia el mar (del que lo separan escasos metros), mientras que la puerta lo hacía hacia la tierra y al interior de la misma, favoreciendo su defensa.

Se construyó en 1765, durante el reinado de Carlos III y servía para controlar la totalidad de la Ensenada de Los Escullos, desde la Punta de Loma Pelada (al sur de éste) hasta el Cerro de los Lobos, ocupándose de la siguiente porción marítima el Castillo de San Ramón.

Después de numerosas reformas adaptándolo a los diferentes usos militares a los que se vio sometido, se realizó una profunda reforma por lo que se encuentra en buen estado de conservación.  Actualmente se utiliza en diferentes actividades, principalmente culturales, por la Junta de Andalucía, propietaria del mismo.

Castillo de San Felipe

Hacia el sur, y siguiendo por las dunas fósiles, podremos hacer un corto pero bello recorrido, que en aproximadamente 5 minutos nos llevará a la Playa del Embarcadero (de escasos metros, con piedras y usada principalmente por los submarinistas por el rico fondo marino que presenta); a la Punta del Esparto y a la Playa de Piedra Galera (algo más de 300 metros y 25 metros en su parte más ancha, formada por bolos y arena, con un nivel de ocupación bajo, pero de aguas cristalinas, limpias y tranquilas).

Dunas fósiles en las cercanías del Castillo de los Escullos

Comentarios Facebook

Castillo de San Felipe

Castillo de San Felipe o de los Escullos

También se le conoce con el nombre de Castillo de los Escullos. Se encuentra situado sobre una duna fósil al oeste de la barriada de Los Escullos.

Se trata de una fortaleza defensiva, que al igual que otras de la misma época, albergaba 4 cañones, en una plataforma semicircular, mirando hacia el mar (del que lo separan escasos metros), mientras que la puerta lo hacía hacia la tierra y al interior de la misma, favoreciendo su defensa.

Se construyó en 1765, durante el reinado de Carlos III y servía para controlar la totalidad de la Ensenada de Los Escullos, desde la Punta de Loma Pelada (al sur de éste) hasta el Cerro de los Lobos, ocupándose de la siguiente porción marítima el Castillo de San Ramón.

Después de numerosas reformas adaptándolo a los diferentes usos militares a los que se vio sometido, se realizó una profunda reforma por lo que se encuentra en buen estado de conservación.  Actualmente se utiliza en diferentes actividades, principalmente culturales, por la Junta de Andalucía, propietaria del mismo.

Castillo de San Felipe

Hacia el sur, y siguiendo por las dunas fósiles, podremos hacer un corto pero bello recorrido, que en aproximadamente 5 minutos nos llevará a la Playa del Embarcadero (de escasos metros, con piedras y usada principalmente por los submarinistas por el rico fondo marino que presenta); a la Punta del Esparto y a la Playa de Piedra Galera (algo más de 300 metros y 25 metros en su parte más ancha, formada por bolos y arena, con un nivel de ocupación bajo, pero de aguas cristalinas, limpias y tranquilas).

Dunas fósiles en las cercanías del Castillo de los Escullos

Comentarios Facebook