Cala de la Granatilla

Rambla de la Granatilla y Cala

Cala virgen, más suroccidental del municipio de Mojácar, cercana al limite municipal con el municipio de Carboneras, prácticamente lindando con el Parque Natural Cabo de Gata - Níjar, situada en la desembocadura de la Rambla de la Granatilla, que le da su nombre.

Se compone de arena y principalmente de grava, que durante la época de lluvias (que deberemos de evitar visitar) arrastra la rambla hasta su desembocadura. Presenta una longitud aproximada de 100 metros y algo menos de 15 metros en su zona más ancha. Hacia el norte de la desembocadura, se extienden una serie de calas alargadas y estrechas, en las que encontraremos desde arena fina, grava mediana, bolos y grandes rocas. Presenta aguas cristalinas y tranquilas, con oleaje moderado. 

No dispone de ningún tipo de servicio y su principal acceso se realiza a través de una pista asfaltada, desde la pedanía de Sopalmo, nos permite alcanzar el carril que recorre la rambla y que nos sitúa en las inmediaciones de la Cala.

Relieves de la rambla de la Granatilla descendiendo hacia la cala

Más espectacular es recorrerla andando, para ello dejaremos el coche junto a la carretera que une las localidades de Carboneras y Mojácar, para realizar un corto pero empinado descenso a la misma, a la altura del puente sobre ella. A lo largo de la misma contemplaremos los diferentes árboles que crecen en ella (higueras, adelfas o algarrobos); y los singulares relieves que forma el Sistema de Falla de Carboneras, contemplando las diferentes fracturas, con sus correspondientes variaciones litológicas de colores intensos.

Podremos dirigirnos hacia el norte para visitar otras calas vírgenes, e incluso tras atravesar diferentes acantilados y dunas fósiles alcanzar la Cala de los Bordonares.

 

Bolos en la cala de la Granatilla

Comentarios Facebook

Cala de la Granatilla

Rambla de la Granatilla y Cala

Cala virgen, más suroccidental del municipio de Mojácar, cercana al limite municipal con el municipio de Carboneras, prácticamente lindando con el Parque Natural Cabo de Gata - Níjar, situada en la desembocadura de la Rambla de la Granatilla, que le da su nombre.

Se compone de arena y principalmente de grava, que durante la época de lluvias (que deberemos de evitar visitar) arrastra la rambla hasta su desembocadura. Presenta una longitud aproximada de 100 metros y algo menos de 15 metros en su zona más ancha. Hacia el norte de la desembocadura, se extienden una serie de calas alargadas y estrechas, en las que encontraremos desde arena fina, grava mediana, bolos y grandes rocas. Presenta aguas cristalinas y tranquilas, con oleaje moderado. 

No dispone de ningún tipo de servicio y su principal acceso se realiza a través de una pista asfaltada, desde la pedanía de Sopalmo, nos permite alcanzar el carril que recorre la rambla y que nos sitúa en las inmediaciones de la Cala.

Relieves de la rambla de la Granatilla descendiendo hacia la cala

Más espectacular es recorrerla andando, para ello dejaremos el coche junto a la carretera que une las localidades de Carboneras y Mojácar, para realizar un corto pero empinado descenso a la misma, a la altura del puente sobre ella. A lo largo de la misma contemplaremos los diferentes árboles que crecen en ella (higueras, adelfas o algarrobos); y los singulares relieves que forma el Sistema de Falla de Carboneras, contemplando las diferentes fracturas, con sus correspondientes variaciones litológicas de colores intensos.

Podremos dirigirnos hacia el norte para visitar otras calas vírgenes, e incluso tras atravesar diferentes acantilados y dunas fósiles alcanzar la Cala de los Bordonares.

 

Bolos en la cala de la Granatilla

Comentarios Facebook