Puerta del Arrabal

Bóveda interior de la Puerta del Arrabal o del Consuelo

La Puerta del Arrabal se encuentra situada en la base de la Torre de los Picos y ha sido una de las Puertas más importantes del Conjunto Monumental, ya que permitía no solo el acceder al Albaycín y el Sacromonte desde el recinto amurallado de la Alhambra sino el paso desde ésta a la Almunia del Generalife.

Bab al-Faray, Puerta del Consuelo o Puerta del Arrabal

Al igual que otros espacios del Recinto Amurallado de la Alhambra no se permite el acceso al mismo en la visita ordinaria, y en este caso, es imposible llegar a verla y mucho menos atravesarla, a no ser en algunas de las actividades que el Patronato de la Alhambra y el Generalife realiza para conocer lugares de especial protección.

Entrada a la Puerta del Arrabal desde lo alto de la calle de acceso Recodo interior de la Puerta del Arrabal

Se realizó en tiempos de Muhammad II aunque posteriormente Muhammad V realizó diferentes modificaciones, convirtiéndose en el principal acceso a los primeros Palacios del Partal y el camino que comunicaba fácilmente éstos con el Palacio del Generalife y sus Jardines y Huertas. Se le denominaba Bab al-Faray o Puerta del Consuelo hasta finales del siglo XIII.

Puerta del Arrabal

Hacia el interior no presenta ninguna decoración, aunque si podremos observar una gran bóveda de cañón situada bajo el acceso a la planta interior de la Torre de los Picos.

Sistema defensivo de la Puerta desde la Torre de los Picos

La Puerta presenta un arco de herradura apuntado realizado en piedra, sin ningún tipo de decoración exterior. Presenta a ambos lados impostas de piedras de mármol, al igual que la clave, que aunque ya no existe, se piensa que contendría la típica figura de la llave, al igual que otras Puertas del Recinto Monumental.

Torre de los Picos y Acceso a la Puerta del Arrabal Bóveda y Torre de los Picos

Aunque para llegar a ella, desde el exterior, hay que atravesar la Puerta de Hierro, en otros tiempos otra puerta ya desaparecida, y una pequeña calle estrecha que rodea la base de la Torre de los Picos, la puerta de madera que la cierra se encuentra reforzada con planchas de hierro y remachada para favorecer la resistencia al ataque enemigo. Presenta dos hojas y ningún postigo en ellas, al contrario que otras  Puertas de la Alhambra.

Interior de la Puerta de Madera de la Puerta del Arrabal Detalle interior de la Puerta de madera de la Puerta del Arrabal

Una vez atravesada nos situamos en una calle foso entre la Torre de los Picos y el muro que limita la misma y que permitiría más fácilmente la defensa desde las ménsulas que en su tiempo tuvo la mencionada Torre. Tras salir de éste accedemos a la explanada de las Caballerizas y donde encontramos, hacia el sureste, la Puerta de Hierro.

Materiales de las reconstrucciones de la Puerta del Arrabal

Al contrario que otras Puertas Defensivas, no presenta recodo en su interior y la pendiente que entonces tendría para favorecer su defensa desapareció, tras la reconquista, al construirse el Baluarte Defensivo de la Torre de los Picos, donde se realizó una calle foso que rodeaba la mencionada Torre; unas caballerizas; una Torre defensiva (junto a la Cuesta de los Chinos), que posteriormente se transformó en vivienda; y la Puerta de Hierro que permitía el control al recinto amurallado.

Bóveda de la Puerta del Arrabal Acceso a la Puerta del Arrabal y Calle del Foso

Una vez atravesada la Puerta, imaginando que estamos accediendo al Recinto Amurallado tras superar la Puerta del Arrabal y situados en el interior de éste, se accedía a la Calle Foso que recorría la muralla, bajo el adarve correspondiente, actualmente desaparecida, desde este punto hasta el Palacio de Comares. Si podremos observarla hacia la izquierda, si estamos accediendo al recinto, que desde ésta alcanza la Puerta Nueva, tras pasar junto a las Torres del Cadí, de la Cautiva, de las Infantas y del Cabo de la Carrera y que podremos contemplar al realizar el Paseo de las Torres camino hacia la zona alta de la Medina o al Generalife.

Continuación de la muralla, sin adarve, hacia el Palacio del Partal

Actualmente podemos contemplar aun así, las pequeña pendiente que hay que superar para alcanzar el interior del recinto (actualmente con escaleras), y el recodo que hay que realizar, ya en el interior del mismo, para acceder a los Jardines del Partal y a la base de la Torre de los Picos.

Bóveda y puerta de madera de la Puerta del Arrabal

Comentarios Facebook

Puerta del Arrabal

Bóveda interior de la Puerta del Arrabal o del Consuelo

La Puerta del Arrabal se encuentra situada en la base de la Torre de los Picos y ha sido una de las Puertas más importantes del Conjunto Monumental, ya que permitía no solo el acceder al Albaycín y el Sacromonte desde el recinto amurallado de la Alhambra sino el paso desde ésta a la Almunia del Generalife.

Bab al-Faray, Puerta del Consuelo o Puerta del Arrabal

Al igual que otros espacios del Recinto Amurallado de la Alhambra no se permite el acceso al mismo en la visita ordinaria, y en este caso, es imposible llegar a verla y mucho menos atravesarla, a no ser en algunas de las actividades que el Patronato de la Alhambra y el Generalife realiza para conocer lugares de especial protección.

Entrada a la Puerta del Arrabal desde lo alto de la calle de acceso Recodo interior de la Puerta del Arrabal

Se realizó en tiempos de Muhammad II aunque posteriormente Muhammad V realizó diferentes modificaciones, convirtiéndose en el principal acceso a los primeros Palacios del Partal y el camino que comunicaba fácilmente éstos con el Palacio del Generalife y sus Jardines y Huertas. Se le denominaba Bab al-Faray o Puerta del Consuelo hasta finales del siglo XIII.

Puerta del Arrabal

Hacia el interior no presenta ninguna decoración, aunque si podremos observar una gran bóveda de cañón situada bajo el acceso a la planta interior de la Torre de los Picos.

Sistema defensivo de la Puerta desde la Torre de los Picos

La Puerta presenta un arco de herradura apuntado realizado en piedra, sin ningún tipo de decoración exterior. Presenta a ambos lados impostas de piedras de mármol, al igual que la clave, que aunque ya no existe, se piensa que contendría la típica figura de la llave, al igual que otras Puertas del Recinto Monumental.

Torre de los Picos y Acceso a la Puerta del Arrabal Bóveda y Torre de los Picos

Aunque para llegar a ella, desde el exterior, hay que atravesar la Puerta de Hierro, en otros tiempos otra puerta ya desaparecida, y una pequeña calle estrecha que rodea la base de la Torre de los Picos, la puerta de madera que la cierra se encuentra reforzada con planchas de hierro y remachada para favorecer la resistencia al ataque enemigo. Presenta dos hojas y ningún postigo en ellas, al contrario que otras  Puertas de la Alhambra.

Interior de la Puerta de Madera de la Puerta del Arrabal Detalle interior de la Puerta de madera de la Puerta del Arrabal

Una vez atravesada nos situamos en una calle foso entre la Torre de los Picos y el muro que limita la misma y que permitiría más fácilmente la defensa desde las ménsulas que en su tiempo tuvo la mencionada Torre. Tras salir de éste accedemos a la explanada de las Caballerizas y donde encontramos, hacia el sureste, la Puerta de Hierro.

Materiales de las reconstrucciones de la Puerta del Arrabal

Al contrario que otras Puertas Defensivas, no presenta recodo en su interior y la pendiente que entonces tendría para favorecer su defensa desapareció, tras la reconquista, al construirse el Baluarte Defensivo de la Torre de los Picos, donde se realizó una calle foso que rodeaba la mencionada Torre; unas caballerizas; una Torre defensiva (junto a la Cuesta de los Chinos), que posteriormente se transformó en vivienda; y la Puerta de Hierro que permitía el control al recinto amurallado.

Bóveda de la Puerta del Arrabal Acceso a la Puerta del Arrabal y Calle del Foso

Una vez atravesada la Puerta, imaginando que estamos accediendo al Recinto Amurallado tras superar la Puerta del Arrabal y situados en el interior de éste, se accedía a la Calle Foso que recorría la muralla, bajo el adarve correspondiente, actualmente desaparecida, desde este punto hasta el Palacio de Comares. Si podremos observarla hacia la izquierda, si estamos accediendo al recinto, que desde ésta alcanza la Puerta Nueva, tras pasar junto a las Torres del Cadí, de la Cautiva, de las Infantas y del Cabo de la Carrera y que podremos contemplar al realizar el Paseo de las Torres camino hacia la zona alta de la Medina o al Generalife.

Continuación de la muralla, sin adarve, hacia el Palacio del Partal

Actualmente podemos contemplar aun así, las pequeña pendiente que hay que superar para alcanzar el interior del recinto (actualmente con escaleras), y el recodo que hay que realizar, ya en el interior del mismo, para acceder a los Jardines del Partal y a la base de la Torre de los Picos.

Bóveda y puerta de madera de la Puerta del Arrabal

Comentarios Facebook