Andaltura facebook Andaltura twitter Andaltura - Visita nuestro canal de youtube

Leones

Fuente de los Leones

Los leones se encuentran situados en la Fuente que ocupa el centro del Patio del Palacio del mismo nombre, se realizaron con mármol de Macael y fueron mandados construir durante el reinado de Muhammad V, entre 1.362 y 1.391.

Fuente de los Leones nocturna

Se tratan de 12 esculturas de leones surtidores de agua, distribuidos de forma radial sobre una taza en forma de dodecágono, y donde se encuentran cada uno de los leones.

Se cree que se tomó un león como modelo a partir del cual se realizaron los demás, presentando detalles distintos tanto en las caras, como en el cuerpo, patas y colas.

Trio de leones Trio Leones nocturna en la Alhambra

A lo largo de los años se les han realizado diferentes restauraciones, siendo en el siglo XVII la que hizo Alonso de Mena, la más importante hasta la fecha. Ante el gran deterioro que sufrían las orejas de los leones se procedió al cambio y creación de la gran mayoría de ellas, aunque en algunos de los leones aun se conservan partes de sus orejas primitivas.

Foto antigua de la Fuente de los Leones

La última restauración, realizada en 2007, no sólo afectó a los leones sino que también se procedió a la restauración de su taza, así como al espació donde se encuentra ubicada, el Patio de los Leones, para volverlo a su estado original.

Actualmente encontramos todo el patio cubierto por multitud de piezas de mármol, que cubren casi los 400 metros cuadrados del patio, junto a la canalización del sistema de agua de la fuente y de las pequeñas fuentes que llevan el agua a la misma.

Motivado por las condiciones climáticas, la calidad del agua y a distintas reacciones sobre la superficie del mármol de los leones, se retiraron de su ubicación para proceder al mayor trabajo de restauración e investigación, que se les ha aplicado desde su instalación en el Patio del Palacio de los Leones.

Cabeza de un León restaurada Cabeza de in León sin restaurar

Por el tamaño de la taza y para evitar su traslado, se realizaron los trabajos en ella, in situ, en el mismo patio del Palacio de los Leones.

Leones y Taza de la Fuente de los Leones

Ésta se sitúa encima de los leones, aunque no se apoya en éstos, sino en un cilindro central y también fue realizada en mármol de Macael, en una sola pieza.

En su borde y alrededor de la misma podremos leer una inscripción poética de Ibn Zamrak con elogios al sultán que mandó construir al Palacio de los Leones:

Bendito sea Aquél que otorgó al imán Muhammad

las bellas ideas para engalanar sus mansiones.

Pues, ¿acaso no hay en este jardín maravillas

que Dios ha hecho incomparables en su hermosura,

y una escultura de perlas de transparente claridad,

cuyos bordes se decoran con orla de aljófar?

Plata fundida corre entre las perlas,

a las que semeja belleza alba y pura.

En apariencia, agua y mármol parecen confundirse,

sin que sepamos cuál de ambos se desliza.

¿No ves cómo el agua se derrama en la taza,

pero sus caños la esconden enseguida?

Es un amante cuyos párpados rebosan de lágrimas,

lágrimas que esconde por miedo a un delator.

¿No es, en realidad, cual blanca nube

que vierte en los leones sus acequias

y parece la mano del califa, que, de mañana,

prodiga a los leones de la guerra sus favores?

Quien contempla los leones en actitud amenazante,

(sabe que) sólo el respeto (al Emir) contiene su enojo.

¡Oh! Descendiente de los Ansares, y no por línea indirecta,

herencia de nobleza, que a los fatuos desestima:

Que la paz de Dios sea contigo y pervivas incólume

renovando tus festines y afligiendo a tus enemigos!

Durante tres siglos, encima de la taza, se instaló otra segunda taza que se desmontó en 1954, y que tras su restauración, se colocó en el Jardín de los Adarves, donde actualmente podemos contemplar en nuestro recorrido por la Alcazaba.

Fuente de los Leones

Ninguno de los 12 leones son iguales, ni en tamaño, ni en forma ni en peso. La principal diferencia que podremos contemplar se refiere a su cara, y más concretamente en sus orejas, ya que tanto las colas y las uñas de las mismas, también signo de sus singularidad, son más difíciles de apreciar.

Leones de la Fuente y Palacio de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

Leon de la Fuente de los Leones

  

Otras figuras de leones, siempre formando parejas, mucho menos conocidas y sin comparación en importancia con sus parientes del Palacio de los Leones podremos contemplar en nuestros recorridos por el Conjunto Monumental de la Alhambra y el Generalife, todas realizadas tras la conquista de los Reyes Católicos.

El primer ejemplo lo tenemos en la Portada sur del Palacio de Carlos V con sendos leones tumbados sobre los pedestales donde se apoyan las columnas de su fachada, flanqueando la entrada a la misma. Suelen pasar desapercibidos ante la grandiosidad del edificio y su espectacular fachada. 

León del Palacio de CArlos V León del Palacio de Carlos V izquierda

El otro ejemplo lo encontramos en el Palacio del Generalife, al salir del Patio del Ciprés de la Sultana, donde aparecen dos pequeños leones, sobre la puerta de salida del mismo, por encima de las escalinatas, que ascienden al Jardín de los Magnolios. Se encuentran realizados con cerámica granadina, verde y vidriada.

León del Patio de la Sultana en el Palacio del Generalife León en el Palacio del Generalife
León del Patio de la Sultana en el Palacio del Generalife León en el Palacio del Generalife

Phoca Facebook Comments

Share on Myspace
esenfrdeitpt
novedades