Salamanquesa - Tarentola Mauritanica -

Taxonomía: Salamanquesa -Tarentola mauritanica -

La Salamanquesa se encuentra distribuida por todas las provincias de Andalucía y generalmente es más fácil verla en las proximidades de las localidades y municipios andaluces. Actualmente cada vez es más difícil de ver en relación a los años anteriores, donde nos sorprendían en las rutas que os proponemos recorrer por las poblaciones andaluzas, aunque la especie no se encuentra amenaza y no existe ninguna medida de protección sobre ella, ya que, según su estado de conservación, se encuentra catalogada como de “Preocupación Menor”.

Pueden alcanzar 15 centímetros de largo, sin contar la cola, que viene a ser de la misma longitud del cuerpo. Todo su cuerpo es robusto y aplastado recubierto por unos bultos prominentes. Su cabeza es más ancha que larga y bastante grande en comparación a su cuerpo, que suele ser de color gris pardo o marrón, mientras que su parte posterior tiende a ser blanca.

Dependiendo de la cantidad de luz que recibe puede variar su color, siendo más oscuras por el día y más claras por la noche. Presentan ojos grandes y saltones, sin párpados, con pupilas verticales. Tiene cinco dedos en cada una de sus cuatro patas presentando en su base, unas laminillas adhesivas, que le permiten pegarse a las paredes permitiéndole trepar por todo tipo de superficies.

Aunque son generalmente nocturnas los podemos observar durantes las tardes y los días soleados del invierno en las proximidades de sus madrigueras. Son insectívoras y aprovechan la nocturnidad para cazar los insectos, su principal alimento, cuando se acercan a luces y lámparas. Sus principales depredadores son ofidios, rapaces y mamíferos carnívoros.

Salamanquesa -Tarentola mauritanica -

Salamanquesa - Tarentola Mauritanica -

Taxonomía: Salamanquesa -Tarentola mauritanica -

La Salamanquesa se encuentra distribuida por todas las provincias de Andalucía y generalmente es más fácil verla en las proximidades de las localidades y municipios andaluces. Actualmente cada vez es más difícil de ver en relación a los años anteriores, donde nos sorprendían en las rutas que os proponemos recorrer por las poblaciones andaluzas, aunque la especie no se encuentra amenaza y no existe ninguna medida de protección sobre ella, ya que, según su estado de conservación, se encuentra catalogada como de “Preocupación Menor”.

Pueden alcanzar 15 centímetros de largo, sin contar la cola, que viene a ser de la misma longitud del cuerpo. Todo su cuerpo es robusto y aplastado recubierto por unos bultos prominentes. Su cabeza es más ancha que larga y bastante grande en comparación a su cuerpo, que suele ser de color gris pardo o marrón, mientras que su parte posterior tiende a ser blanca.

Dependiendo de la cantidad de luz que recibe puede variar su color, siendo más oscuras por el día y más claras por la noche. Presentan ojos grandes y saltones, sin párpados, con pupilas verticales. Tiene cinco dedos en cada una de sus cuatro patas presentando en su base, unas laminillas adhesivas, que le permiten pegarse a las paredes permitiéndole trepar por todo tipo de superficies.

Aunque son generalmente nocturnas los podemos observar durantes las tardes y los días soleados del invierno en las proximidades de sus madrigueras. Son insectívoras y aprovechan la nocturnidad para cazar los insectos, su principal alimento, cuando se acercan a luces y lámparas. Sus principales depredadores son ofidios, rapaces y mamíferos carnívoros.

Salamanquesa -Tarentola mauritanica -